Carga inalámbrica del iPhone: cómo hacerlo y qué efecto tiene sobre la batería

carga iphone

Apple tardó bastante tiempo en integrar este estándar en sus dispositivos móviles, pero ya hace tiempo que la carga inalámbrica iPhone es una realidad. Una forma rápida y sobre todo muy cómoda de recargar el móvil. La tecnología de recarga por inducción es sin duda un gran avance que nos facilita mucho nuestro día a día. Sin embargo, es también conveniente saber cuál es su efecto sobre la batería.

Pero antes de analizar los pros y los contras de la tecnología de la carga inalámbrica, y más en concreto en el caso de los iPhone, debemos entender en primer lugar cómo funciona.

¿Qué es la carga inalámbrica?

La carga inalámbrica, también llamada carga por inducción o carga electromagnética, consiste a grandes rasgos en generar un campo electromagnético y emisor de energía, a fin de conseguir captar esta energía en el otro extremo. En el caso de los móviles, el campo electromagnético está generado por el soporte para carga y al otro lado se encuentra el elemento receptor, el smartphone.

Tanto en la base de carga como en el teléfono móvil hay bobinas para la transmisión de energía. Al interactuar entre ellas, se genera un campo magnético para inducir corriente alterna que va a recargar nuestro teléfono móvil. De este modo, la energía pasa del cargador al teléfono móvil sin tener que conectar ningún cable. Algo que es posible gracias al magnetismo. Es la demostración práctica de la Ley de Faraday.

El estándar Qi

qi

Carga inalámbrica del iPhone

Para habilitar la carga inalámbrica en nuestro iPhone, tendremos que buscar algunos accesorios. Existe una gran variedad de opciones diferentes. Los receptores inalámbricos Qi es una de las mejores.

Qi es el líder mundial en estándares de carga inalámbrica. Este fabricante, al igual que Apple, forma parte del Wireless Power Consortium. De modo que elegir un receptor inalámbrico compatible con Qi para agregarlo a nuestro iPhone es la forma más sencilla y eficaz de dotar a nuestro dispositivo de carga inalámbrica.

Estos cargadores inalámbricos funcionan a través de un conector Lightning (funcionan con cualquier modelo desde el iPhone 5 en adelante) con un cable plano delgado conectado a la bobina de carga inalámbrica, que se adhiere a la parte posterior del iPhone.

En todo caso, todos los cargadores que se comercializan en la actualidad son universales y sirven para todos los dispositivos móviles y otros accesorios que integran la carga inalámbrica, gracias a un gran consenso entre diferentes empresas. Una gran ventaja para los usuarios.

Carga inalámbrica iPhone: Ventajas e inconvenientes

Los beneficios de la carga inalámbrica son innegables, aunque algunos son más evidentes que otros. Esta es una lista de sus ventajas:

    • Ausencia de cables, como es lógico. Eso implica evitar accidentes y al mismo tiempo nos da la libertad de ejecutar la recarga en cualquier lugar donde hayamos instalado la plataforma: en la mesita de noche, en el escritorio o incluso en el coche, pues hay dispositivos especialmente diseñados para este fin.
    • Compatibilidad con la funda del iPhone. Es cierto que la carga inalámbrica requiere de una conexión física entre el teléfono y el cargador, pero la mayoría de las bases de carga inalámbricas cumplen con su cometido incluso cuando hay fundas de plástico de por medio (siempre que su grosor no supere los 3 mm). De este modo, podemos cargar el iPhone sin quitarle la funda.
    • Mayor velocidad de recarga. Aunque existen muchos cargadores inalámbricos en el mercado capaces de suministrar hasta un máximo de 15 W de salida de corriente, puede que no todos ellos estén optimizados para funcionar con nuestro dispositivo. Ese es un aspecto al que hay que prestar atención. Si elegimos bien, lo notaremos en seguida con velocidades de carga muy superiores a las que nos brinda el clásico cargador de cable.

A pesar de todo lo anterior, existen algunos problemas bastantes comunes en la transmisión de carga inalámbrica entre dispositivos:

  • Como las bobinas deben estar perfectamente alineadas para proceder a la carga, cuando se produce el más leve desplazamiento de alguno de ellos, la carga puede no llegar a ejecutarse con éxito.
  • Por otra parte, durante el proceso tiene lugar una lógica liberación de calor. Si el circuito de control entre la plataforma de carga y el iPhone es correcta, no hay ningún error, pero si se produce algún desequilibrio existe el riesgo de sobrecalentamiento.

Precisamente es este segundo punto el que suscita mayores preocupaciones entre los usuarios de iPhone. El calentamiento excesivo y su impacto sobre la batería del teléfono. De eso hablamos a continuación:

¿Es la carga inalámbrica mala para la batería?

carga inalambrica bateria

Carga inalámbrica del iPhone: qué efecto tiene sobre la batería

El principal problema que se ha registrado con este tipo de carga es el de la rápida degradación de la batería. En todo caso, y para tranquilizar a los usuarios de iPhone, es justo decir que esta circunstancia era muy común en los primeros modelos de cargador, aunque se ha ido solucionando poco a poco en estos años.

Desde el punto de vista estrictamente físico, el proceso de carga inalámbrica sobre plataforma es bastante ineficiente. Esto quiere decir que gran parte de la energía que se genera desde el dispositivo emisor no va a parar al receptor, sino que se pierde en forma de calor. Y es ese calor el que, poco a poco, va degradando la batería.

Para resolver la cuestión, los fabricantes han ido perfeccionando cada vez más los dispositivos. Así, los iPhone disponen de sistemas refrigerantes para proteger sus baterías.

 A modo de conclusión, si hay que decidir si carga inalámbrica iPhone es segura o no, la respuesta es que depende del tipo de potencia. Siguiendo los resultados de los estudios más recientes, Apple solamente permite sistemas de carga con un máximo de 7,5 W. Otros expertos aseguran que el máximo recomendable es de 5W.

La tecnología MagSafe fue introducida a partir de la generación de iPhone 12. Su funcionamiento práctico es básicamente el mismo, aunque su nivel de eficiencia es mayor. En concreto se mejoró la alineación entre el cargador y la bobina de carga que existe dentro de los iPhone, corrigiendo uno de los problemas más habituales y logrando una velocidad de recarga mayor.

Por otra parte, hay que saber que también la recarga por cable de nuestros móviles puede afectar de forma negativa a la batería. Y es que en los últimos modelos la potencia de carga es de hasta 18 W. Puesto todo en una balanza, la carga inalámbrica iPhone gana por la baza de la comodidad que supone.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.