Cómo saber si una fuente de alimentación está estropeada

fuente alimentacion

No hay que esperar al caso extremo de no poder encender nuestro PC. A veces, hay otras señales que nos indican que algo no está funcionando bien. ¿Cómo saber si una fuente de alimentación está estropeada? ¿Es necesario sustituirla por una nueva? Vamos a analizarlo todo al detalle en este artículo.

En realidad, una fuente de alimentación puede estar defectuosa o estropeada y seguir funcionando con relativa normalidad. Por extraño que parezca, esto es mucho peor que cuando deja de funcionar del todo, pues puede provocar daños indetectables en otros componentes del ordenador. La situación es comparable con esas enfermedades del organismo humano que no dan señales y que, cuando por fin se manifiestan abiertamente, puede que ya sea tarde.

No estamos hablando de una pieza cualquiera. Hay que recordar que la fuente de alimentación es la que suministra energía a todos los componentes de nuestro PC. Su estado tiene que ser siempre perfecto para que todo funcione y no se produzcan problemas.

Ver también: El teclado del portátil no funciona. ¿Cómo solucionarlo?

Vamos a repasar en primer lugar los motivos que pueden dar lugar a esta avería y cuáles son las señales que nos avisan de que podría existir algún problema con la fuente de alimentación. Finalmente, abordaremos las soluciones adecuadas para cada caso.

Causas comunes del deterioro de la fuente de alimentación

power supply pc

La fuente de alimentación es un elemento especialmente sensible, bastante propenso a sufrir averías. Esto es lógico, si pensamos que a través de ella entra la energía que después se distribuye por todo el equipo. Aunque existen muchas y muy variadas, las causas más habituales que provocan el deterioro de la fuente de alimentación y su mal funcionamiento son estas:

El tiempo

Como cualquier otro componente de nuestros ordenadores, el desgaste acaba acortando la vida útil de la fuente de alimentación. Todo depende del uso que le demos a nuestro equipo, del factor tiempo y también de la calidad de la pieza. Normalmente, los principales fabricantes ofrecen hasta 10 años de garantía. Después de ese periodo, hay muchas posibilidades de que empiece a fallar.

Exceso de calor

Las temperaturas demasiado elevadas son un gran enemigo de cualquier componente eléctrico, y las fuentes de alimentación no son una excepción. En este sentido, es básico que exista una ventilación correcta del interior de la caja. Por ejemplo: si el ventilador falla, en muy poco tiempo el calor acumulado provocará que la fuente deje de funcionar por completo.

Picos de tensión y otras anomalías eléctricas

Un aumento súbito de la tensión eléctrica, aunque sea de corta duración, podría dañar gravemente a la fuente de alimentación de nuestro ordenador. De hecho, es una de las causas más comunes de avería. Es cierto que todas ellas suelen contar con sistemas de protección contra el exceso de voltaje, pero a veces son insuficientes. Lo mismo puede pasarnos en el caso de interferencias eléctricas y otras anomalías de este tipo.

Señales de problemas en la fuente de alimentación

fuente alimentación

¿Cómo saber si una fuente de alimentación está estropeada? Hay algunas señales inequívocas, síntomas reveladores de que algo no funciona como debería.

Exceso de ruido del ventilador

No siempre debe ser interpretado como una señal de alarma. A veces, el ventilador de la fuente simplemente roza con algo o tiene un exceso de polvo acumulado y entonces empieza a sonar diferente. Nada grave.

Sin embargo, cuando los rodamientos del ventilador están muy gastados empiezan a hacer ruido y, lo que es peor, no cumplen con su función de ventilación de forma correcta. A consecuencia de esto, la fuente de alimentación se sobrecalienta peligrosamente. Este ruido es bastante reconocible y nos da una pista clara del problema. Afortunadamente, la solución es sencilla: sustituir el ventilador.

Pantalla azul

La temida pantalla azul de Windows puede producirse por muchas razones. Una de ellas es el mal funcionamiento de la fuente de alimentación. Si esta no suministra de modo adecuado energía a todos los componentes del ordenador, empiezan a reportarse errores de todo tipo, algunos de tipo crítico.

Apagado súbito del ordenador

Una señal bastante clara de que la fuente de alimentación no está funcionando bien. Nuestro equipo se apaga o se reinicia por sí solo, sin que nosotros se lo hayamos ordenado. Descartando un fallo del procesador, la razón más evidente de que esto suceda está en la fuente, que se muestra incapaz de mantener la potencia continua necesaria para que el equipo funcione con normalidad. Si esto se debe a un aumento de tensión, lo más seguro es que haya que cambiar la fuente de alimentación.

Olor a quemado

Es más que probable que cuando nos llegue ese desagradable olor a plástico quemado sea ya demasiado tarde. Lo más seguro es que antes ya se hayan dado todas las señales anteriores: ruido del ventilador, pantallas azules y apagados súbitos del ordenador.

La parte buena es que no hay espacio para las dudas: la fuente de alimentación ha muerto. A veces incluso podemos ver como sale de ella un hilillo de humo. En cualquier caso, ya no hay mucho más que hacer, salvo reemplazarla por una nueva.

Consejos para prolongar la vida de la fuente de alimentación

Aunque nada dura para siempre, sí hay muchas cosas que se pueden hacer para intentar prolongar a vida de la fuente de alimentación de un ordenador. Vale la pena poner un poco de atención a estos dos consejos básicos (ya se sabe: más vale prevenir que lamentar), puesto que nos pueden ahorrar un montón de problemas:

  • Mantener la fuente limpia. Quita el polvo acumulado en la caja y en el ventilador utilizando una pequeña brocha o pincel para llegar a los rincones más inaccesibles.
  • Controlar su temperatura. Evita que el sol incida directamente sobre el ordenador, procura que esté en una habitación fresca y aireada. Recuerda también dejar un espacio entre la salida de aire y la pared.

Por último, si ya has llegado tarde y no tienes más remedio que comprar una nueva fuente de alimentación, cerciórate de que esta tiene la potencia adecuada para tu ordenador. Fíjate bien en la potencia recomendada que requiere la CPU o la tarjeta gráfica.

 


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.