¿Cuál es el primer ordenador del mundo y cuándo se lanzó?

El primer ordenador del mundo

Hoy en día es prácticamente imposible imaginar vivir sin un ordenador. Si bien muchas personas pasan de ello y no cuentan con uno en su hogar, los ordenadores nos ayudan tanto directa como indirectamente a tener una vida cotidiana más fácil. Desde los bancos, colegios e institutos educativos hasta entes gubernamentales, locales, restaurantes y prácticamente cualquier tipo de comercio, local y lugar suelen tener uno, y las razones para ello abundan.

Sin embargo, tal y como seguramente lo sabes o, al menos, imaginas, los ordenadores no han sido siempre como los conocemos. Hasta hace unas décadas, eran muy imprácticos, poco funcionales, pesados, enormes y muy costosos. Más aún, eran máquinas que se comercializaban con muy poco éxito ya que su uso era muy limitado, al menos para los usuarios comunes. Esto aplica más para el primer ordenador del mundo, el cual se lanzó en el siglo pasado y aquel del que hablamos a continuación.

Z1, el primer ordenador del mundo

Z1, el primer ordenador de la historia

Han habido muchos ordenadores que han sido considerados como los primeros en ser lanzados en el mundo. Sin embargo, el Z1 es el primero en ser programable, por lo que se conoce como el primero de la historia, aunque hay mucha discrepancia en este sentido, ya que hay otros ordenadores a los que se les conoce como el primero de la mundo, pero la mayoría de los historiadores da al Z1 como el merecedor de dicho título. Al mismo tiempo, esta máquina fue la primera en usar la lógica booleana y números de punto flotante binarios.

El ordenador Z1 fue diseñado por Konrad Zuse, un ingeniero alemán que luego de esta diseñó otros modelos sucesores. En su momento de lanzamiento, que fue en el año 1938, fue dada conocer como la mejor calculadora del mundo, aunque ha recibido también otros títulos, y dos de ellos son «el primer ordenador binario programable electromecánico» y «el primer ordenador residencial funcional para el público en general». Aunado a ello, el ingeniero Zuse tardó unos años en diseñarla y construirla, por lo que fue desde 1936 que empezó a darle vida, aunque algunos datos sugieren que pudo ser desde 1935, un año menos.

Si bien se pensó comercializar la Z1 como un aparato residencial para los hogares del usuario promedio, lo cierto es no era del todo práctica, siendo también algo grande, lo que impedía atraer una especial atención del público consumidor. Esta fue la principal razón por la cual no llegó al mercado como tal, así como también por el hecho de que pesaba 1 tonelada aproximadamente, entre otras cosas más.

Cómo era el Z1: características y diseño

Características del Z1

Sin mencionar nuevamente el hecho de que la Z1 era una máquina con un peso realmente elevado que la hacía muy difícil de transportar y comercializar, este ordenador fue realmente grande, ocupando una mesa común entera. Sin embargo, era considerado pequeña en ese entonces, por lo que fue un paso hacia adelante en dicho sentido. Recordemos que hablamos de una época antigua, en la cual los avances tecnológicos a nivel de ordenadores estaban en pañales.

Esta máquina se basaba en unas 20,000 piezas, por lo que, al mismo tiempo, era fue difícil de construir y replicar. Tenía un sistema de lectura que procesaba información, datos y cálculos a través de cintas perforadas mediante un código de 8 bits. Al mismo tiempo, presumía de una sola unidad eléctrica que cumplía el papel de un motor eléctrico y daba soporte a una frecuencia de reloj de 1 Hz (ciclo por segundo) a la máquina para realizar cálculos matemáticos en cuestión de segundos, algo que para la época era rápido, pero que, para hoy en día, es una cifra muy pobre.

Para la construcción, entre otros tantos materiales, el ingeniero alemán Zuse usó «tiras finas de metal» y, probablemente, «cilindros de metal» o placas de vidrio para construir el ordenador.

Z1, la primera computadora programable

Zuse inició la construcción en el apartamento de sus padres, en Alemania. En concreto, la máquina se desarrolló en la sala de estar de la casa, en medio de todo. Allí estuvo trabajando en ella durante mucho tiempo. En el proceso, el ingeniero renunció a su trabajo principal, que era en la fábrica de aviones, para estar tiempo completo en el Z1.

Obtuvo dinero de diferentes fuentes, ya que él solo no podía costear todos los materiales, ni mucho menos las diferentes labores para construirla. Sus padres fueron uno de los principales promotores económicos de su proyecto, así también como su hermana LieselotteTambién tuvieron crédito en este sentido algunos estudiantes de la fraternidad AV Motiv y Kurt Pannke, un fabricante que en aquel entonces hacía máquinas calculadoras en Berlín, Alemania.

¿Qué podía hacer?

Así era la Z1

El ordenador Z1 no era capaz de hacer gran cosa, la verdad, y sus tiempos de respuesta y cálculos eran buenos, pero para aquel entonces, vale destacar. En cuestión, podía realizar sumas en 5 segundos y multiplicaciones en el doble de tiempo, unos 10 segundos. Al menos, esa era la velocidad promedio de cálculo de esta máquina.

Para restas y divisiones, le tomaba, respectivamente, unos 5 segundos y 20 segundos como máximo. Eso sí, el tiempo también dependía de las cifras, de di eran muy elevadas o no. Más allá de eso, esta computadora no estaba capacitada para realizar otras actividades.

¿Dónde se encuentra actualmente?

Por motivos de conflictos de guerra en la época, el ordenador Z1 fue destruido en 1943 gracias a los bombardeos y ataques aéreos por los aliados del país.

No fue hasta 33 años después, en 1986, que la Universidad Libre de Berlín aprobó el proyecto de reconstrucción del mismo para que Zuse le diera vida nuevamente al aparato.

Los bocetos para la reconstrucción los empezó a hacer Zuse en 1984, pero no fue hasta 1986 que el Z1 volvió a funcionar de nuevo. Actualmente esta se encuentra en exhibición en Berlín, Alemania, en el Museo de Tráfico y Tecnología de la ciudad, y allí es presentada como una pieza y patrimonio histórico invaluable.

Un dato interesante es que la réplica es tan exacta que el funcionamiento de la misma no es perfecto, al igual que el Z1 original.

Modelos sucesores

El máquina Z1 dio paso para que otros ordenadores de la misma familia fueran construidos por Zuse. El ingeniero, con el afán de mejorar cada vez más sus diseños y resultados finales, trajo a la vida a cuatro modelos más, que son los Z2, Z3, Z4 y Z22.

Z2

La Z2, más que otra cosa, fue una máquina experimental que Zuse, junto con Helmut Schreyer como ayudante, creó en 1940. Fue un intento de hacer funcionar la mecánica de la Z1 de mejor forma, ya que esta no funcionaba bien y presentaba errores en los cálculos, tareas y procesos.

El ingeniero apostó por hacer el ordenador con válvulas termoiónicas, pero en aquel entonces había mucho escasez de este componente y era sumamente difícil de adquirirlo para la Z2. Por esto y problemas de los conflictos bélicos, no fue un proyecto exitoso y fue destruida totalmente en el mismo año en el que se construyó, en 1940.

Z3

La computadora Z3 es considerada como la primera máquina programable y completamente automática. Fue creada en 1941 y lograba alcanzar una frecuencia de reloj de 5 Hz, que era 5 veces más que la de la Z1.

Este modelo fue una mejora real del Z1, a diferencia del Z2, que fue un fracaso. Sin embargo, fue destruido en 1943 gracias a un bombardeo en la ciudad de Berlín. Actualmente se exhibe una réplica en el Museo Alemán, en Múnich, Alemania.

Z4

El Z4 fue otra gran mejora de los modelos previos ya mencionados. Sin embargo, no fue un ordenador mucho más pequeño y ligero. Este, casi al igual que el Z1, pesaba unos 1,000 kg, siendo otra máquina muy difícil de diseñar y construir.

Esta fue construida por Konrad Zuse y su compañía Zuse KG entre 1941 y 1945, aunque técnicamente fue finalizada en 1944. Sin embargo, luego de ello se le añadieron varios retoques y modificaciones, por aproximadamente un año, haciendo que no estuviera lista totalmente hasta 1945.

Su funcionamiento se basaba en la lectura de tarjetas perforadas, algo que en aquel entonces hacía que la programación fuera mucho más sencilla. Esto es gracias a que uno de los retoque finales de este dispositivo fue la implementación de una unidad de lectura de tarjetas perforadas, algo que se le ocurrió a Zuse al final. También es importante decir que este fue el primer modelo comercial y actualmente está ubicada en el Museo de Múnich, Alemania.

Z22

Hubo otros modelos como el Z5 y Z11, pero no fue hasta el Z22 que hubo un gran salto generacional en los ordenadores del famoso alemán. Fue otro ordenador comercial de Zuse y su diseño terminó en 1955, para luego ser vendido en Berlín y a Aquisgrán.

Este aparato trabajaba a una frecuencia de reloj de 3 kHz. Además, era muy fácil de programar y venía con instrucciones para ello, haciendo que cualquier persona sin ningún tipo de habilidad matemática e informática pudiera utilizarla fácilmente. Fue mucho más moderno, a nivel de diseño, y hoy en día se exhibe en la Universidad de Ciencias Aplicadas, Karlsruhe.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.