El frío no es bueno para tu móvil: descubre los motivos

frío móviles

Todos sabemos que las altas temperaturas pueden afectar negativamente al funcionamiento de un smartphone. Incluso puede llegar a causarle graves daños. Sin embargo, son menos conocidos los efectos del frío en un teléfono móvil. Y, sin embargo, pueden llegar a ser igual de catastróficos.

Esto es algo que vale la pena saber, sobre todo durante los meses de invierno o si nos encontramos en alguna región de alta montaña o donde predominan las bajas temperaturas en el exterior. Proteger nuestro móvil del frío es fundamental para garantizar su buen funcionamiento y su propia supervivencia. Lo explicamos todo con más detalle en los siguientes párrafos.

Antes de entrar en materia, es preciso definir exactamente cuál es el umbral de frío tolerado por un dispositivo electrónico como el móvil. En general, casi todos los smartphones están diseñados para poder soportar temperaturas bajas por encima de los 0º C. Los problemas pueden empezar a manifestarse cuando se encuentran expuestos a temperaturas bajo cero.*

enfriar teléfono
Artículo relacionado:
Cómo enfriar tu móvil hasta la temperatura adecuada

¿Cuándo podría empezar a producirse esos daños? Por ejemplo, cuando caminamos en plena nevada con el móvil en la mano, o si lo dejamos olvidado en una mesa de exterior en una noche helada. Eso es algo parecido a dejar el teléfono guardado dentro de un congelador, lo cual, de entrada, no parece una buena idea.

(*) La honrosa excepción a esta regla la hallamos en los teléfonos rugerizados. Estos dispositivos todoterreno son sometidos a tests muy exigentes en los que también se valora su capacidad de resistir bien a temperaturas de extremo frío y extremo calor.

Los efectos del frío en un teléfono móvil

movil frio

¿Cómo afecta el frío a los móviles? Son muchos los elementos que pueden verse perjudicados, como la batería o la pantalla. Pero además de eso, las temperaturas frías producen un impacto muy negativo en el rendimiento de nuestros dispositivos. Estos son algunos de los efectos que vamos a notar:

Batería

Como mucha gente sabe (o lo recuerda de las lecciones de secundaria), la corriente eléctrica que genera una batería es el resultado de conectar un polo positivo con uno negativo. Esto provoca que una reacción química que produce electrones para el suministro de corriente hacia la batería. Sin embargo, a bajas temperaturas, muchas reacciones químicas se vuelven más lentas.

Eso es algo que no es exclusivo de los smartphones. También sucede, por ejemplo, con la batería del coche: cuando hace demasiado frío, se genera menos corriente. De esta manera, la batería llega a un punto en el que no puede generar un flujo de corriente eléctrica mínimo, por lo cual deja de funcionar.

La mayoría de las veces esto se puede solucionar simplemente llevando el móvil a un lugar donde la temperatura ambiente sea más alta. Eso «resucitará» a la batería.

Pantalla táctil

Otro de los problemas más comunes en los teléfonos afectados por las temperaturas excesivamente bajas es el del mal funcionamiento de la pantalla. Especialmente en el caso de las pantallas LCD.

Cuando el frío es excesivo, los usuarios notan que la pantalla táctil de su móvil no responde con la rapidez y la fluidez habitual. Además de funcionar con más lentitud, es posible que las imágenes se muestren deformadas, los textos borrosos y los colores difusos.

Otro riesgo de la pantalla asociado al frío extremo es que esta se endurece más de lo normal, con lo cual cualquier leve impacto sobre ella puede resultar fatal.

Otros errores

Además de los signos más evidentes de los efectos nocivos del frío en un teléfono móvil, hay otros que pueden pasar desapercibidos, pero que también acabarán afectando a su estado y su funcionamiento.

Cuando las bajas temperaturas han hecho mella en un smartphone, aparecerán errores de lo más variado: dificultades para leer la tarjeta SIM, aplicaciones que empiezan a fallar, etc. De hecho, en los países donde hay temperaturas muy bajas en invierno, las reclamaciones de seguros de teléfonos se disparan cuando hay olas de frío polar o nevadas abundantes. Y esto no sucede por casualidad.

Cómo proteger un teléfono móvil de las bajas temperaturas

frío smartphone

¿Realmente está nuestro smartphone desprotegido cuando llega el frío? Aunque el peligro está ahí, al acecho, hay muchas cosas que podemos hacer para evitar males mayores. Más que trucos prácticos, se trata simplemente de aplicar el sentido común. Allá van algunas sugerencias:

  1. Limitar el uso del smartphone cuando hace mucho frío. Usarlo solo cuando es necesario.
  2. Guardarlo en un bolsillo, una chaqueta o un bolso todo el tiempo (donde recibirá además una dosis de calor corporal), y solo sacarlo de allí cuando tengamos que utilizarlo.
  3. Observar las recomendaciones de temperatura de funcionamiento del fabricante. Entre 0º C y 35º C suele ser el estándar general aconsejado.
  4. Usar auriculares con micrófono incorporado para escuchar música y contestar llamadas telefónicas. Esta es una forma de usar el smartphone sin tener que sacarlo de su cálido refugio.
  5. No dejar el teléfono en el coche durante demasiado tiempo si sabemos que va a hacer mucho frío, en especial durante la noche.
  6. Utilizar una buena funda protectora o bien un estuche que permita crear una capa de aislamiento térmico en torno a nuestro dispositivo.
  7. Olvidarnos del móvil si vamos a practicar actividades sobre hielo o en la nieve.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.