Linux vs Windows: ventajas y desventajas de cada sistema operativo

Linux vs Windows. Son muchos los que se han planteado esta pregunta alguna que otra vez. Y muchos son los que a día de hoy siguen debatiéndose en esta disyuntiva. Se encuentran con ella los profesionales que analizan los pros y los contras de trabajar con un Servidor Linux o con un Servidor Windows. Pero también los usuarios normales se ven en una tesitura similar.

Los primeros acabarán hallando la respuesta adecuada valorando dos factores: los lenguajes que vayan a utilizar en sus sitios y el presupuesto que hayan pensado destinar a la plataforma de alojamiento web. El resto de los mortales tal vez nos encontremos algo más perdidos. Sirva pues el post de hoy para arrojar algo de luz a la cuestión. ¿Linux o Windows? ¿Qué es mejor?

Hasta hace relativamente poco tiempo existía la creencia generalizada de que Linux era un sistema operativo sólo apto para profesionales, mientras que Windows quedaba relegado para el uso de los usuarios «de a pie».  La plebe, vamos. Obviamente esto es una simplificación un tanto burda y, por tanto, inexacta. Lo cierto es que cada sistema operativo presenta sus propias ventajas e inconvenientes. Será tarea de cada uno de nosotros valorar cuál es el que mejor se adapta a lo que andamos buscando.

En este artículo vamos a realizar un análisis detallado de cada uno de ellos y estableceremos una comparación Linux vs Windows en base a una serie de criterios concretos. Que cada uno extraiga sus propias conclusiones.

(*) Por razones obvias, Mac, el tercero en discordia, queda excluido de esta comparativa. Sobre todo porque este sistema operativo está reservado en exclusiva a dispositivos fabricados por Apple.

Windows, el sistema operativo más usado del mundo

windows

Windows 11, la última versión estable del rey de los sistemas operativos

Cuando Windows apareció en el mercado allá por 1985 nadie podía imaginar aún en lo que se iba a convertir en el futuro. Nació como una simple extensión gráfica de MS-DOS. Claro que en aquellos tiempos era difícil prever cuál iba a ser la importancia de la tecnología informática en nuestras vidas ni cómo una cosa llamada Internet iba a cambiar el mundo para siempre.

Se estima que actualmente nueve de cada diez usuarios tienen instalado Windows en su PC. ¿Cómo se explica su éxito y su popularidad? Probablemente una de las razones sea que la mayoría de la gente se ha acostumbrado a funcionar con Windows y ya no concibe otro modo de usar su ordenador. Sin embargo, hay que reconocer que también es un sistema operativo claramente orientado al usuario medio, que no tiene por qué tener grandes conocimientos informáticos. Una gran virtud que hasta ahora ha marcado la diferencia.

Este dominio casi absoluto del mercado ha generado una serie de ventajas innegables. Una de ellas por ejemplo es la existencia de innumerables softwares compatibles. Muchos de estos programas han sido desarrollados por Microsoft (el exitoso paquete Office, sin ir más lejos), aunque otros son programas externos concebidos desde el principio pensando en Windows.

Pero no solamente el software: también son muchas las marcas y fabricantes de equipos informáticos que venden sus dispositivos con el sistema Windows ya preinstalado. Esto supone un fuerte condicionante para que los compradores ni lleguen a plantearse pasarse a Linux. ¿Para qué complicarse?

Pero frente a todas estas grandes ventajas los usuarios de Windows se encuentran también con ciertos inconvenientes, algunos más serios que otros. A raíz de algunas malas experiencias, no pocos usuarios se han planteado la duda de confrontar Linux vs Windows y tal vez incluso llegar a «cambiar de bando».

Por una parte están los errores típicos de Windows que a lo largo de los años han sido fuente de tantos memes, chistes y chascarrillos en las redes. La temible pantalla azul, por ejemplo. Por otro lado, es lógico que los hackers pongan la diana de sus ataques (virus y malware) en el sistema operativo que cuenta con más usuarios a nivel global. Usuarios que, en su mayoría, no son expertos en tecnología informática y que por tanto son blancos más fáciles.

Así que, a modo de resumen, podemos clasificar de este modo los pros y los contras de Windows:

VENTAJAS DE WINDOWS

  • Fácil de usar, orientado al usuario medio.
  • Gran cantidad de software compatible.
  • Viene preinstalado en numerosos dispositivos.

INCONVENIENTES DE WINDOWS

  • No es un sistema de código abierto.
  • Es el objetivo de muchos ataques de malware.

Linux y la filosofía del código abierto

Linux: código abierto y un sinfín de posibilidades para sus usuarios

Que nadie se confunda: Linux no es un sistema operativo tan nuevo como parece a simple vista. Sus orígenes se remontan a la década de los años 60, cuando fue creado un primitivo sistema llamado Unix. Esa fue la base a partir de la cual el ingeniero estadounidense de origen finlandés Linus Torvalds desarrollaría este sistema operativo más de treinta años después.

La principal característica de Linux es su filosofía open source o código abierto. Esto significa que este software es un código diseñado para ser accesible al público: cualquier usuario puede ver, modificar y distribuir el código de la forma que considere más conveniente o deseable. Se trata pues de un proyecto descentralizado y colaborativo. El aspecto meramente comercial y económico que caracteriza a Windows no aparece aquí.

Otra diferencia para resaltar la oposición Linux vs Windows es la de las diferentes distribuciones que ofrece este sistema operativo. Dicho de otro modo: Linux se presenta a sus usuarios en distintas formas (la más conocida es Ubuntu), lo cual es al mismo tiempo una virtud, ya que ofrece más opciones a los usuarios, pero también un defecto, pues esto supone también un lastre a la hora de competir con el gigante de Microsoft.

Existe la idea no demasiado argumentada de que los usuarios de Linux cuentan con más conocimientos técnicos que los de Windows. Huyendo del elitismo, sí hay que destacar un aspecto referente a la interfaz de este sistema operativo, que en muchas ocasiones requiere el uso de comandos en la consola (algo inconcebible en Windows). Para manejarse con eso sin problemas, hay que saber cómo hacerlo. En todo caso, todo se puede aprender.

Pero el hecho de ser considerada Linux una plataforma destinada a un público limitado encierra en sí mismo una gran desventaja: el software compatible disponible es mucho más reducido que el que está al alcance de los usuarios de Windows. Es lógico: los creadores de estos programas prefieren ir a tiro seguro y apostar por Windows.

A pesar de eso, los usuarios convencidos de Linux no tienen dudas al respecto: este sistema operativo les brinda un campo de posibilidades de uso y configuración mucho más amplio que Windows. Y este es un punto importante que valoran por encima de cualquier otro.

Finalmente, al igual que hemos hecho al analizar las ventajas y desventajas de Windows, este es el resumen de las fortalezas y debilidades de Linux:

VENTAJAS DE LINUX

  • Es un proyecto de código abierto (open source).
  • Ofrece grandes posibilidades de desarrollo.
  • Es gratis.

INCONVENIENTES DE LINUX

  • Software compatible limitado.
  • Su uso e instalación requiere de ciertos conocimientos técnicos previos.

Linux vs Windows: veredicto final

¿Linux o Windows?

Como si de una velada de boxeo se tratara, los dos contrincantes se colocan cada uno es su esquina del ring y llega la hora de decidir: Linux vs Windows. ¿Con cuál nos quedamos? La victoria, como sucede en tantos combates, se decidirá a los puntos. Repasemos al detalle lo más importante en estos diez puntos:

  1. Estabilidad: ligeramente superior en Linux.
  2. Interfaz: ambas son muy intuitivas y sencillas, aunque la de Linux puede requerir el uso de comandos en consola.
  3. Instalación y desinstalación: más sencilla en Windows, pero más eficaz en Linux.
  4. Modelo de licencia: La diferencia entre ambos sistemas operativos es como la del día con la noche. Recordemos de nuevo que el núcleo de Linux es de código abierto. Esa es su principal seña de identidad.
  5. Precio: Windows es de pago, en cambio Linux en su mayor parte es gratuito.
  6. Seguridad: la amenaza de virus y de malware en el caso de Windows es mucho mayor.
  7. Software: abundante para Windows, escaso para Linux.
  8. Soporte: el de Windows es de tipo corporativo, mientras que el de Linux proviene de la misma comunidad de usuarios.
  9. Uso: Para manejar bien Linux se requieren algunos conocimientos especializados que no van a ser necesarios para trabajar con Windows.
  10. Velocidad: en iguales condiciones, Linux funciona más rápido.

Conclusión: Considerando de forma objetiva los diez puntos anteriores, no hay duda de que Linux supera a Windows en muchos de ellos. Sin embargo, es importante remarcar que para extraer todo el provecho a este sistema operativo es preciso conocerlo y manejarlo bien.

Dicho de otro modo, para el usuario medio que no tiene por qué contar con grandes habilidades técnicas, Windows es sin discusión la opción más cómoda y sencilla. Si en cambio para ti esto no representa un obstáculo insalvable, vale la pena darle una oportunidad a Linux, ya que la recompensa puede ser muy valiosa.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.