Archivos DLL: ¿qué son y cómo abrirlos?

Archivo .dll

Los archivos DLL (Dynamic Link Library) son un elemento básico dentro de la programación en el sistema operativo Windows. DLL son las siglas en inglés de «biblioteca de vínculos dinámicos».

Estos archivos permiten a los programas acceder a funcionalidades y bibliotecas adicionales que no tienen incorporados. De hecho, y aunque el usuario medio lo desconozca, son muchos los programas de nuestros ordenadores que utilizan los archivo DLL de manera combinada y conjunta, mejorando así su rendimiento y eficacia.

¿Qué es un archivo DLL?

De forma básica, se puede definir un archivo DLL como un archivo de Windows que contiene información e instrucciones para determinados programas o aplicaciones.

Dicho contenido (directivas, procedimientos, bibliotecas de controladores y otros recursos) sirve a estos programas para activar algunas funciones que no tienen incorporadas. Gracias a estos recursos adicionales, estos programas pueden incrementar notablemente su eficiencia y su eficacia.

La gran mayoría de usuarios de Windows no necesitan abrir ni usar archivos DLL en la mayor parte de tareas que realizan a diario. Éstos ni siquiera se encuentran a la vista, puesto que fueron programados así, para trabajar discretamente dirigiendo procesos internos de los programas: reproducir audio, mostrar texto, gráficos, etc.

Incluso los usuarios de Windows que conocen su importancia y su funcionamiento saben que los archivos DLL se encuentran en un segundo plano y que normalmente se instalan y utilizan de forma automática. Son los propios programas quienes recurren a ellos cuando los necesitan, del mismo modo que nosotros consultamos un diccionario o un manual para resolver algún problema o duda. En todo caso, no es buena idea manipularlos ni moverlos, ya que esto podría causar serios problemas en el sistema. Por usar un símil visual, mover o modificar de forma inadecuada uno de estos archivos podría ser como retirar una carta de la base de un castillo de naipes.

Lo más habitual es que los archivos DLL tengan la extensión típica (.dll), aunque a veces aparecen con la misma extensión de archivo (.exe). Hay que ir con cuidado y evitar la confusión, recordando siempre que los archivos DLL no se ejecutan directamente, sino de forma automática.

DLL archivos

Archivos DLL: ¿qué son y cómo abrirlos?

Ventajas de los archivos DLL

Entre las principales ventajas que brindan los archivos DLL al funcionamiento de un sistema operativo hay que destacar las siguientes:

  • Reducción del tamaño de los archivos ejecutables, ya que la mayor parte del código se guarda en bibliotecas y no en el propio programa ejecutable.
  • Uso compartido entre varios programas o aplicaciones. Esto es posible cuando el código utilizado es relativamente genérico, es decir, qu epuede ser reconocido y empleado por muchos programas. La palabra «dinámica» refleja precisamente este aspecto, el poder ser útil en múltiples aplicaciones.
  • Gestión más eficiente de la memoria del sistema. Es suficiente con mantener una sola copia en la memoria que pueda ser utilizada por todos los programas que la compartan, con el consiguiente ahorro de espacio que esto supone.
  • Mayor flexibilidad y adaptación. Las mejoras o correcciones de cada nueva versión de la biblioteca dinámica podrán ser aprovechadas por todas las aplicaciones que compartan la biblioteca.

Inconvenientes de los archivos DLL

No obstante, los archivos DLL también cuentan con ciertas desventajas, especialmente en el caso de Windows. Se trata de inconvenientes que hay que conocer. La mayor parte de estos problemas tienen que ver con el cuarto punto de la lista anterior de las ventajas: la flexibilidad. Sucede que, en ocasiones, las nuevas versiones de las bibliotecas se actualizan de forma individual, incorporando un código no compatible con los programas que se sirven de ellas.

Los problemas generados por esto son conocidos por los informáticos con un nombre muy llamativo: Infierno de las DLL (DLL Hell). Puede pasar, por ejemplo, que cuando se instala un programa se reemplace una DLL por una nueva versión incompatible, o que al intentar desinstalar un programa se borre una de las DLL compartidas. El resultado es que muchos programas del sistema pueden dejar de funcionar. En efecto, un verdadero infierno.

Afortunadamente, las nueva versiones de Windows ya han realizado los cambios pertinentes para evitar estas desagradables situaciones.

Descargar archivos DLL

Algunas veces, sobre todo durante la instalación de ciertos programas, nos podemos encontrar con la necesidad de insertar archivos DLL en ubicaciones específicas. Siempre hay que ser cautelosos a la hora de descargar cualquier programa externo en nuestro equipo, pero todavía más cuando se trata de archivos DLL, por las razones que se explican en el apartado anterior.

En cualquier caso, al descargar un archivo DLL (siempre desde una fuente segura) resulta muy práctico usar el Bloc de Notas de Windows. El procedimiento es simple:

  1. Hacer clic en el botón derecho del ratón sobre el archivo y seleccionar «Abrir con».
  2. Elegir «Seleccionar uno de los programas de la lista de programas instalados» y pulsar «Aceptar».
  3. Seleccionar la herramienta» Bloc de Notas» y de nuevo pulsar «Aceptar».

En el Bloc de Notas se desplegará todo el contenido del archivo DLL, aunque probablemente sólo nos mostrará una gran cantidad de caracteres ilegibles para nosotros. La solución para poder leer el contenido del archivo es la de usar un decompilador.

Decompilar archivos DLL

Un decompilador es un programa que nos muestra el código fuente usado para construir un determinado archivo o un programa y que además lo revierte a un código legible. Dicho de otro modo, es una especie de «traductor» que nos ayuda a pasar un código ejecutable a un código fuente. Como es lógico, también nos será de utilidad para mostrar el código fuente con el que ha sido creado un archivo DLL.

¿Qué decompilador descargar? El más eficaz es dotPeek. Esta herramienta gratuita de Jetbrains es capaz de decompilar librerías (.dll) y mostrarlas como código C#. También podremos usar dotPeek para decompilar otros tipos de archivos como ejecutables (.exe), archivos de metadatos de Windows 8 (.winmd) o archivos comprimidos (.zip), entre otros.

descompilar archivos DLL con dotPeek

La mejor herramienta para decompilar archivos DLL: dotPeek

Una vez instalado dotPeek en nuestro equipo, estos son los cinco pasos que debemos seguir para proceder a la decompilación de un archivo DLL con éxito:

Paso 1

Hacer clic en «File», después en «Open» y seleccionar el archivo DLL que deseamos decompilar. En este punto no hay que preocuparse por dañar el sistema, siempre que tengamos la precaución de no realizar ninguna modificación en el archivo.

Paso 2

Abrir el archivo con el «Assembly Explorer» (explorador de compilación). De este modo se puede navegar por los distintos módulos de código que contiene el archivo. Todos ellos funcionan de forma conjunta y se complementan para formar el archivo DLL completo. Una armonía perfecta. Con el explorador de compilación podemos ver cada uno de los nodos y subnodos en los que se organiza el archivo.

Paso 3

Para ver el código de cada uno de estos nodos basta con hacer clic en ellos. Automáticamente le código aparecerá en la interfaz de dotPeek, a la derecha. Este código será mostrado en C#, aunque también existe la opción de descargar librerías adicionales para ver el código fuente original. En caso de que un nodo necesite bibliotecas adicionales para poder ser visualizado, dotPeek las descargará de forma automática.

Paso 4

Si a pesar de esto existen nodos que no se pueden visualizar correctamente, todavía se puede recurrir a la opción «Quick documentation» (documentación rápida). Para ello hay que hacer lo siguiente:

  • Ir a la sección «Code viewer» y simplemente colocar el cursor sobre el fragmento del código que se desea clarificar.
  • Después hay que cargar la ventana del visor de código presionando Ctrl + Q y seguir los hipervínculos.

Con esto podremos ver más información sobre cada uno de los aspectos del código que deseamos analizar.

Paso 5

Es el momento de editar el código. Para esto hay que exportarlo a Visual Studio.

  • En «Assembly Explorer», hacer clic derecho en el archivo DLL.
  • Seleccionar la opción» Export to Project».
  • Entre las opciones de exportación, seleccionar la de Visual Studio.

Cuando el código seleccionado se haya cargado en Visual Studio, se podrá editar y compilar el archivo DLL.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.