¿Cómo funciona una impresora 3D?

Impresoras 3D

Son muchas las situaciones en las que pensamos en algo que necesitamos o deseamos pero no encontramos donde comprarlo, es cuando decimos «ojalá pudiese fabricármelo yo mismo». Una impresora 3D nos da la posibilidad de fabricar casi cualquier objeto introduciendo un plano en nuestro PC. Seguramente hayamos escuchado hablar mucho de estas máquinas y de las miles de posibilidades que tienen para fabricar objetos o piezas casi de cualquier forma imaginable.

La posibilidad de fabricar objetos sólidos tridimensionales con tan solo una impresora y un ordenador es algo que se esperaba por diversos fabricantes para su utilización para permitir la construcción de objetos pequeños como pueden ser implantes médicos, piezas de arquitectura o de automoción. Además a pesar del gasto inicial de la impresora, el resto de elementos serian de bajo coste y de fácil utilización. En este artículo vamos a mostrar cómo funciona una impresora 3D y para que se pueden utilizar.

¿Que es una impresora 3D?

Una impresora 3D es una máquina capaz de fabricar objetos o piezas tridimensionalmente a partir de diseños creados con un ordenador. Dichos diseños se pueden hacer partiendo de cero o a raíz de ideas dibujando planos por software CAD existente. La impresión 3D implica la superposición de materiales como plásticos, compuestos o biomateriales para crear objetos que varían en su forma, tamaño o rigidez. Podemos ver una impresora 3D construyendo desde casas a coches e incluso equipos de protección para trabajadores sanitarios.

impresora 3d

Estas impresoras tienen una Flexibilidad extrema en lo que a capacidad de impresión se refiere, por lo que pueden imprimir cualquier tipo de material rígido, algunas impresoras incluso son capaces de imprimir con fibra de carbono y polvos metálicos para productos industriales de extrema resistencia.

A día de hoy estos programas ofrecen muchas facilidades a la hora de utilizarlos, por lo que casi cualquier persona con conocimientos básicos de informática, podría fabricar sus propios objetos mirando algún tutorial por YouTube. Podemos encontrar webs con miles de diseños creados por aficionados a la impresión 3D que estarán disponibles para su descarga e impresiones totalmente gratuita.

¿Cómo funciona la impresora 3D?

La impresión 3D utiliza métodos similares a los de una impresora de tinta tradicional, aunque en este caso lo hace en 3 dimensiones en lugar de 2. Para esto necesitamos una combinación de software de gama alta con materiales en polvo o rígido y herramientas de gran precisión para crear un objeto partiendo desde 0. Empezamos con el Software, parte fundamental en el funcionamiento de cualquier impresora.

Existen varios tipos de impresoras 3D según la tecnología que utilizan. Vamos a explicar de forma sencilla, como funciona cada una de ellas y que material en especifico son capaces de moldear.

Impresoras 3D FDM

Estas impresoras son las que utilizan material plástico rígido en forma de bobinas mediante el empuje de un motor que impulsan el filamento a través de un fusor que calienta el material hasta fundirlo para facilitar la unión. El material caliente sale por una boquilla que coloca el material de forma precisa sobre la base de la impresora con una serie de precisos movimientos que forma el dibujo de la pieza tal y como fue diseñado en el ordenador previamente.

Gracias al código de programación indicado, la impresora sabe que movimientos debe realizar y a que velocidad para que la creación del objeto sea lo más precisa posible. Mientras esta impresora va ejecutando el programa introducido, el sistema de extrusion se mueve y el material una vez fundido sale por la boquilla y se enfría una vez colocado sobre la base. De esta forma la impresora ira colocando una capa tras otra conforme la anterior se haya enfriado para ir montando cada capa. Depende de la calidad de la impresora que estas capas sean menos notorias al terminar el objeto.

La calidad es muy variada como también sus precios, podemos encontrar impresoras 3D por 150 € como también por 3000 €, las mayores diferencias las encontramos en sus materiales de construcción así como su estabilidad en conjunto.

Impresoras de resina

En este caso aunque el proceso de creación de diseños a través de software y los archivos utilizados son los mismos, la tecnología usada por este tipo de impresoras es diferente, ya que en lugar de plástico en bobinas, estas imprimen a partir de un tipo de resina especial sensible a La Luz que se deposita en el interior de la impresora. La impresora en este caso en lugar de calentar el material a través de un fusor, utiliza un Láser que solidifica el material sobre el que es proyectado, mientras que la base de la impresora sube y va sacando la pieza del tanque a la vez que se sobreponen las capas.

impresora de resina

Las impresoras de resina son bastante más precisas que las FDM y apenas podemos apreciar las imperfecciones entre capas, pero el material que utilizan puede ser tóxico aunque si respetamos las normas básicas de seguridad y mantenemos la impresora en un lugar ventilado y bien aislado, no debería de repercutir el menor peligro.

Gracias a la precisión que ostentan estas impresoras, son muy utilizadas en el sector de la odontología y la joyería, pero también las podemos ver en el sector del automóvil. Aunque al contrario que las FDM, estas impresoras son bastante más caras, aunque siempre tenemos opciones baratas recortando mucho su calidad y precisión a la hora de imprimir las piezas.

Materiales usados

Existe una gran variedad de materiales para usar en una impresora 3D y su uso depende de la impresora, pero también del uso que le queramos dar a lo que vamos a fabricar. Tanto los filamentos de plástico como la resina tienen propiedades que tendremos que tener en cuenta antes de utilizarlos.

El material que más se suele utilizar es el PLA, Ácido poliláctico, se trata de un tipo de plástico biodegradable con el que es muy sencillo conseguir una buena calidad de impresión gracias a su flexibilidad, además es bastante barato. Otro material muy utilizado sobre todo en la automoción, es el plástico ABS que ofrece una mayor resistencia pero es más complicado ofrecer un resultado preciso debido a su menor flexibilidad.

Quiero una impresora 3D ¿En que debo fijarme para comprarla?

En función del acabado visual que precisemos y sobre todo nuestro presupuesto, elegiremos una impresora u otra. Para piezas con un acabado preciso y fino recomiendo una impresora de resina pero debemos tener en cuenta que esta utiliza materiales que pueden ser tóxicos y necesitaremos un lugar acondicionado para su uso. Igualmente existen impresoras FDM con buena calidad que podríamos usar tranquilamente en casa.

piezas impresion 3d

Para saber que tipo de impresora necesitamos, piensa que las piezas impresas en una impresora de resina necesitaran un proceso tras impresión, por lo que esto unido a sus materiales tóxicos la hacen menos atractiva para el uso doméstico. Además su uso es algo más complejo y necesita una mayor curva de aprendizaje.

Recomiendo que fijemos un presupuesto máximo a la hora de buscar la impresora, ya que si somos novatos en este mundillo, quizás invertir mucho dinero no sea buena idea, empezaría por algo básico para aprender y ver si realmente es lo que buscamos, una vez tengamos experiencia estirar un poco el presupuesto para mejorar el equipo.

Por 226 € podemos encontrar en este enlace una de las impresoras 3D con mejores reseñas en Amazon, puede ser un producto ideal para empezar.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.