¿Cómo detectar la publicidad engañosa en internet? Tips para no caer en la trampa

Publicidad engañosa en internet

¿Has escuchado hablar de la publicidad engañosa en Internet? ¿Sabrías identificarla? Mientras navegamos, es normal que aparezcan anuncios publicitarios en los que se ofrecen productos o servicios de todo tipo. Las empresas se valen de la publicidad, dentro y fuera de internet, para intentar persuadir al público y convencerlo de que compre aquello que venden. Con todo, algunos negocios manipulan sus anuncios con medias verdades para atrapar a los incautos.

Las consecuencias de ser engañados por la publicidad en internet van más allá de una simple decepción. No solo nos hace perder tiempo y dinero, sino que también puede tener efectos negativos en nuestra salud física y emocional. De ahí que sea tan importante aprender cómo detectar la publicidad engañosa para no ser víctimas de sus ‘encantos’. A continuación, ahondaremos en algunos detalles importantes relacionados con este tema que te ayudarán a estar prevenido.

¿Qué es la publicidad engañosa?

Anuncios publicitarios poco confiables

A fin de saber cómo detectar la publicidad engañosa en internet, es necesario entender qué es y para qué se emplea. En pocas palabras, se trata de una forma de comunicación comercial que utiliza información falsa, exagerada o incompleta para inducir a los consumidores a comprar un producto o servicio. El detalle es que dicho producto o servicio no cumple con lo que promete, y el consumidor sale perdiendo.

De tal manera que la publicidad engañosa no es más que otro tipo de estafa o fraude utilizado en internet, solo que de una forma más disimulada. De hecho, la mayoría de las veces no somos conscientes de que estamos ante un anuncio publicitario fraudulento. Este tipo de engaño puede presentarse de diversas maneras, como por ejemplo:

  • Utilizar fotos o vídeos manipulados que no reflejan la realidad del producto o servicio.
  • Hacer afirmaciones que no están respaldadas por evidencia científica o estudios clínicos.
  • Ocultar o minimizar los riesgos, efectos secundarios o contraindicaciones del producto o servicio.
  • Ofrecer precios, ofertas o condiciones que no se mantienen al momento de la compra.
  • Valerse de testimonios faltos o comprados de personas que supuestamente han usado el producto o servicio con éxito.

En la actualidad, empresas y negocios recurren a estos anuncios deshonestos para intentar vender más, pero no son los únicos. Quienes ofrecen productos en portales de compraventa, como Wallapop o eBay, también pudieran valerse de la publicidad engañosa. Así que cada vez estemos más expuestos a este tipo de estafa, y resulta imprescindible saber cómo detectarla.

¿Para qué se emplea la publicidad engañosa?

Joven viendo anuncios en una metrópolis

Evidentemente, quien está detrás de estos anuncios fraudulentos tiene la intención de engañar o confundir a los consumidores. La idea es que piensen que han encontrado una oferta imperdible, y se convenzan de que deben comprar el producto o servicio en cuestión. Pero la realidad es otra, y el comprador terminará llevándose una decepción, perdiendo dinero y hasta poniendo en riesgo su salud.

Las personas o empresas que recurren a la publicidad engañosa lo hacen con, al menos, tres objetivos en mente:

  • Obtener ventaja sobre la competencia. Quieren sobresalir a toda costa y para ello usan afirmaciones exageradas.
  • Captar la atención de los clientes potenciales, quienes tal vez no compren en esa oportunidad, pero que seguramente volverán después por más.
  • Aumentar las ventas, sin importar si el producto realmente funciona o satisface debidamente una necesidad real.

Tips para saber si la publicidad es engañosa

Detectar publicidad fraudulenta

Repasemos ahora algunos tips para saber si determinado anuncio publicitario en internet es engañoso o no. Si quieres evitar caer en este tipo de estafa, es importante que seas crítico y responsable a la hora de informarte sobre los productos o servicios que te interesan. Estar a la defensiva es tu mejor arma para identificar la publicidad engañosa y evitarla. Si vez alguna de las siguientes características en un anuncio, piénsalo dos veces antes de hacer clic en él:

Información confusa

La publicidad engañosa utiliza un lenguaje ambiguo, impreciso o exagerado para presentar el producto o servicio como algo que no es. Por ejemplo, un anuncio que dice que un champú «repara el cabello dañado» sin especificar el tipo de daño, cómo lo repara o qué evidencia científica lo respalda.

No indica los costes adicionales

Otro indicio de publicidad fraudulenta ocurre cuando se ocultan o minimizan los gastos extra que supone la compra o contratación, como los impuestos, gastos de envío, comisiones, permanencias, etc. Imagina, por ejemplo, un anuncio que ofrece un viaje a un precio muy bajo, pero no menciona que hay que pagar, aparte, el transporte, el alojamiento, las tasas turísticas, etc. ¡Muy bueno para ser verdad!

La publicidad engañosa desacredita a la competencia

Desacreditar a la competencia para vender más es de por sí una práctica comercial indeseable y de baja categoría. ¡Cuánto más si se hace mediante comparaciones injustas o falsas entre el producto propio y el de la competencia! Si un anuncio resalta los aspectos negativos de este último y los positivos del primero, en casi seguro que se trata de publicidad fraudulenta. Y aunque no lo sea, en realidad ese anuncio no merece que le des credibilidad. ¡Mejor busca otro!

Resultados imposibles de conseguir

Si una publicidad exagera los beneficios o las características de un producto, sin tener evidencia científica o testimonios reales que lo respalden, ¡es spam! Por ejemplo, te ofrecen una crema que dice eliminar las arrugas en una semana, o un suplemento que dice aumentar la inteligencia en un 50%. La mentira es tan obvia que difícilmente alguien la creería, pero ilustra bien el punto que queremos destacar.

Imágenes que no corresponden con la realidad

¡Filtros y más filtros! La publicidad engañosa en internet a menudo se vale de herramientas digitales para retocar las imágenes, así que no te fíes de una foto bonita. Un claro ejemplo sería la imagen de una hamburguesa que se ve jugosa y apetitosa en el anuncio, pero que en realidad es seca y pequeña.

Reseñas demasiado presuntuosas

En la publicidad fraudulenta, es común que el anunciante escriba una reseña presuntuosa del producto o servicio. Tal vez lo alabe excesivamente y no diga nada de sus defectos o limitaciones. Nada es perfecto, así que no creas en, por ejemplo, una reseña de un hotel que tiene solo opiniones positivas y que ignora las quejas de otros clientes.

No poner las condiciones a la vista

Esto significa que el anuncio oculta o minimiza la información relevante que el consumidor debe conocer antes de adquirir el producto o servicio. Un ejemplo: una compañía telefónica ofrece un plan de datos ilimitados a un precio muy bajo. No obstante, no menciona que el servicio se reduce después de consumir cierta cantidad de megas, o que el precio solo es válido por un tiempo limitado y luego aumenta considerablemente. ¡Eso no está bien!


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.